Los cambios, que entran en vigor a partir del 1 de febrero y se extenderán hasta el 31 de mayo, permitirán el acceso a la prestación a un mayor número de autónomos que están sufriendo las consecuencias de la tercera ola de la pandemia de Covid-19

La nueva reforma de la prestación por cese de actividad a autónomos fue aprobada el día 26 de enero impulsada por las dificultades que está generando la nueva ola de la pandemia en la actividad de los autónomos.

Estas son las 4 nuevas modalidades que se han aprobado:

1- Prestación extraordinaria de cese de actividad para los trabajadores autónomos afectados por una suspensión temporal de toda la actividad como consecuencia de resolución de la autoridad competente como medida de contención de la propagación del virus COVID-19.

Esta modalidad está pensada para cuando las autoridades decretan el cierre de los negocios como medida de contención del virus. Los autónomos que se atengan a esta modalidad deben estar afiliados al Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia antes del 1 enero de 2021 y estar al corriente de pago de las cuotas de la seguridad social.

El derecho a la prestación nacerá al día siguiente de la decisión de cierre de la actividad y la cuantía de la prestación será el 50% de la base mínima de cotización que corresponda por la actividad desarrollada, pudiéndose incrementar en un 20% si el autónomo pertenece al régimen de familia numerosa o constituye los únicos ingresos de la unidad familiar durante el periodo de suspensión de la actividad. Además, estará exento de pagar las cotizaciones a la Seguridad Social hasta el último día del mes siguiente al levantamiento del cierre o hasta el 31 de mayo de 2021, si esta fecha es anterior, pero ese período se contará como cotizado. La prestación se podrá extender un máximo de 4 meses y deberá solicitarse en un plazo de 21 días desde que se decretó el cierre.

Quedarán imposibilitados de percibir la prestación quienes reciban una retribución por el desarrollo de un trabajo por cuenta ajena, salvo que los ingresos por esa actividad sean inferiores a 1,25 veces el importe del salario mínimo interprofesional.

2- Prestación extraordinaria de cese de actividad para aquellos trabajadores autónomos que no puedan causar derecho a la prestación ordinaria de cese de actividad prevista en el artículo 7 de este real decreto-ley o a la prestación de cese de actividad regulada en los artículos 327 y siguientes del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre.

Se crea esta prestación para aquellos que no pudieron acceder a las anteriores prestaciones por cese de actividad. Está pensada para aquellos profesionales que no cumplan con el requisito de haber cotizado 12 meses por cese de actividad.

Para ser perceptor de esta modalidad, se debe estar al corriente de pago de las cotizaciones del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y estar dados de alta desde el 1 de abril del 2020. No se puede tampoco tener uno rendimientos fiscales computables fiscalmente procedentes de la actividad en el primer semestre de 2021 superiores a 6.650 euros. También se debe acreditar que en el primer trimestre del 2021 tienes unos ingresos inferiores a los del primer trimestre de 2020.

La cuantía de la prestación será del 50% de la base mínima de cotización, pero si en el mismo domicilio convive con otras dos personas que son perceptoras de la prestación, entonces se reducirá al 40%. Esta modalidad tendrá también una duración máxima de 4 meses y se podrá solicitar desde el 1 de febrero en un plazo de 21 días. Durante el período que se reciba la prestación, la persona está exenta de cotizar, pero el período se entenderá como cotizado.

El percibo de la prestación será incompatible con:

  • la percepción de una retribución por el desarrollo de un trabajo por cuenta ajena, salvo que los ingresos del trabajo por cuenta ajena sean inferiores a 1,25 veces el importe del salario mínimo interprofesional.
  • con el desempeño de otra modalidad por cuenta propia
  • con la percepción de rendimientos procedentes de una sociedad
  • con la percepción de una prestación de Seguridad Social, salvo aquella que el beneficiario viniera percibiendo por ser compatible con el desempeño de la actividad que desarrollaba.
3- Derecho a la prestación de cese de actividad compatible con el trabajo por cuenta propia.

Esta modalidad está pensada para aquellos autónomos que no han conseguido recuperar el nivel de actividad de su negocio y que no prevén que vaya a ocurrir en los próximos meses.

El acceso a la prestación exigirá acreditar que en el primer semestre de 2021 hay una reducción de los ingresos computables fiscalmente de la actividad por cuenta propia de más del 50 % de los habidos en el segundo semestre de 2019. Además, los ingresos del primer semestre de 2021 no pueden superar los 7.980 euros. También habrá que haber cotizado los 12 meses anteriores a la fecha de solicitud de la prestación.

Esta modalidad puede solicitarse también desde el 1 de febrero y en un plazo de 21 días.

La documentación a aportar para solicitar la prestación es:

  • Copia del modelo 303 de autoliquidación del IVA
  • Copia del modelo 130 de autoliquidación del IRPF
  • Los trabajadores autónomos que tributen en el IRPF por estimación objetiva (modelo 131) deberán aportar la documentación necesaria o cualquier otro medio de prueba que sirva para acreditar los ingresos exigidos en este precepto.

Durante el periodo de percepción de esta modalidad, el autónomo deberá seguir pagando las cotizaciones a la Seguridad Social.

La prestación de cese de actividad podrá ser compatible con el trabajo por cuenta ajena, cumpliéndose las siguientes condiciones:

a) Que la suma de los ingresos por cuenta propia y ajena no superen 2,2 veces el salario mínimo interprofesional. Dentro de esto, los ingresos del trabajo por cuenta ajena no podrán superar en 1,25 veces el importe del SMI.

b) La cuantía de la prestación será el 50% de la base de cotización mínima que le corresponda en función de la actividad.

c) Junto con la solicitud se aportará una declaración jurada de los ingresos que se perciben como consecuencia del trabajo por cuenta ajena.

4- Prestación extraordinaria de cese de actividad para los trabajadores de temporada

A esta prestación pueden acceder trabajadores que estuvieron trabajando un mínimo de 4 meses y un máximo de 6 en cada uno de los años 2018 y 2019; al menos dos de esos meses tienen que estar entre enero y junio. También será requisito no haber estado en alta o asimilado al alta como trabajador por cuenta ajena en el régimen de Seguridad Social correspondiente más de 60 días durante el primer semestre del año 2021.

Para ser perceptor, tus ingresos del primer semestre de 2021 no pueden superar los 6.650 euros. Además, debes estar al corriente de pago de las cotizaciones de la Seguridad Social. La prestación será incompatible con la con el trabajo por cuenta ajena y con cualquier prestación de Seguridad Social que el beneficiario viniera percibiendo salvo que fuera compatible con el desempeño de la actividad como trabajador por cuenta propia. La cuantía de la prestación será del 70% de la base mínima de cotización que corresponda a la actividad desempeñada.

La solicitud podrá presentarse a partir del 1 de febrero y la prestación se podrá alargar durante 4 meses siempre que se presente dentro de los primeros 21 días. Durante ese período de percepción, el trabajador está exento de pagar las cotizaciones.

Para la solicitud de esta prestación se debe presentar: una copia del modelo 303, una copia del modelo 130 y, quienes tributen por estimación objetiva, una copia del modelo 131.

La percepción de esta prestación no obliga a estar dado alta en el RETA cuando se esté disfrutando de la prestación, dado que lo normal para estos autónomos de temporada es estar dado de baja en estos meses

A %d blogueros les gusta esto: