¿Cuál es la diferencia entre un autónomo independiente y un autónomo dependiente?

Cuando hablamos de un autónomo independiente nos estamos refiriendo al grupo que más comúnmente se conoce como “autónomo”. Son aquellos autónomos que gestionan su propio negocio, desde un planteamiento de autoempleo, pudiendo además tener trabajadores empleados. Trabajan de manera independiente y realiza trabajos de manera autónoma.

Cuando hablamos de un autónomo dependiente o TRADE, nos estamos refiriendo, según el Estatuto del Trabajo Autónomo, a un autónomo que realiza una actividad económica o profesional de manera remunerada y habitual para una persona física o jurídica de la cual depende económicamente, ya que por este trabajo consigue el 75% de sus ingresos o más. Es decir, que para considerarse un autónomo dependiente reconocido por Hacienda se debe obtener al menos el 75% de sus ingresos de la misma persona o empresa, aunque el otro 25% lo obtenga de diferentes clientes.

Aunque ese es el principal requisito para denominarse autónomo dependiente, hay otras características que se deben cumplir:

  • No se puede tener trabajadores bajo contratación
  • No puede realizar sus actividades de manera igual que los trabajadores por cuenta ajena contratados por el cliente principal. Además, debe realizar el trabajo según su criterio, no siguiendo las indicaciones del cliente.
  • Debe de disponer de infraestructuras y recursos propios, independientes de los del cliente principal
  • No puede ser titular de locales comerciales, industriales ni de oficinas de servicio público
  • Su retribución será variable
  • No puede ejercer su actividad de manera conjunta con otros autónomos mediante sociedades.

Estas son las condiciones para ser reconocido legalmente como autónomo dependiente.

Ventajas y desventajas de ser un autónomo dependiente respecto a un autónomo independiente

Ventajas:

Ventajas relacionadas con el contrato mercantil: tanto si eres autónomo dependiente como independiente, lo más recomendable siempre es crear un contrato mercantil. En el caso de los TRADE, el Estatuto del Trabajo Autónomo ofrece determinadas directrices:

  • 18 días hábiles libres al año. Este es el mínimo que establece el Estatuto de Autónomos, en el contrato se pueden incluir más días libres si ambas partes llegan a un acuerdo
  • Establecer en el contrato las horas máximas que tendrá tu jornada diaria de trabajo, los días libres semanales o los días festivos
  • Un máximo de horas a trabajar a concretar en el contrato. Si no se llegara a un acuerdo, la ley ampara al TRADRE ya que especifica que “el incremento de horas diarias trabajadas no podrá exceder el 30% del tiempo ordinario de actividad individualmente acordado”.
  • El autónomo puede establecer en el contrato una jornada laboral que se amolde a su situación familiar.

Ventajas del TRADRE relacionadas con la extinción del contrato: el autónomo TRADE puede rescindir el contrato en ciertas circunstancias sin tener ningún perjuicio legal, o pueden existir circunstancias en las que puedas adaptar tu jornada laboral sin que tu cliente tenga que rescindir el contrato.

Ventajas de los TRADE para solicitar el paro de autónomos: como los ingresos de un autónomo económicamente dependiente dependen de su cliente principal, tienen derecho a prestación por desempleo con ciertas facilidades respecto a los autónomos independientes:

  • Los motivos por los que un autónomo dependiente puede solicitar el parto de autónomos son más ventajosos. Por ejemplo, no tendría que demostrar pérdidas de un 10% superiores a tus ingresos durante un año.
  • No necesita tener un contrato en el que se considere TRADE para solicitar la prestación por cese de actividad.

Ventajas de los TRADE agentes comerciales con respecto a autónomos clásicos: el Estatuto del Trabajo Autónomo reconoce el derecho a no asumir el riesgo de las operaciones comerciales, ya que gestionan en nombre de otros.

Desventajas del autónomo dependiente con respecto al autónomo clásico:

  • Los autónomos económicamente dependientes no pueden contratar o subcontratar. No se refiere únicamente a contrataciones para realizar el trabajo con tu cliente principal, sino para poder llevar a cabo trabajos para otros clientes. Hay una excepción, y es que el autónomo dependiente puede hacer una contratación en caso de que no pueda hacer su trabajo por cuestiones de conciliación familiar, contrato que no puede ser de más de un año.
  • El autónomo dependiente no tendrá derecho a solicitar el pago único por prestación por desempleo o capitalizar su desempleo si:
    • Tu futuro cliente principal fue tu antiguo jefe
    • El 75% de tus ingresos van a proceder de una compañía incluida en el mismo grupo empresarial de la empresa que te despidió y por ello accediste a la prestación por desempleo.

¿Cómo diferencio a un autónomo dependiente de un falso autónomo?

Como ya hemos explicado, cuando hablamos de autónomo dependiente, nos estamos refiriendo a un tipo de autónomo que tiene un cliente principal del que obtiene un 75% de su facturación.

¿Cómo surge la figura del falso autónomo?

Un falso autónomo es un trabajador que parece que trabaja por cuenta propia, como un autónomo normal en lo formal, pero que en realidad su actividad se está desarrollando bajo las mismas condiciones que un trabajador por cuenta ajena. El falso autónomo tiene que cumplir con los requisitos y obligaciones de un trabajador por cuenta propia y sumarle además las de un trabajador por cuenta ajena, pero sin poder disfrutar de ninguno de los derechos de este último.

El falso autónomo es una figura ilegal, ya que se tributa a la Hacienda y a la Seguridad Social de manera distinta a la que se debería. Las empresas que utilicen falsos autónomos para evitar los costes derivados de la contratación por cuenta ajena pueden enfrentarse a una multa.

A %d blogueros les gusta esto: