Cuando se quiere terminar con la actividad de una sociedad, son varias las opciones que se tienen disponibles adaptadas a los múltiples casos que existen

Primero de todo, es importante conocer la diferencia entre cese y extinción de una sociedad.

El cese se refiere al proceso mediante el cual el empresario decide suspender temporalmente la actividad, sin que esto signifique que la sociedad deje de existir. Es decir, la empresa sigue existiendo, pero está inactiva.

Por otro lado, la extinción de una sociedad es el proceso mediante el cual el empresario realiza los trámites necesarios para proceder al cierre de la empresa.

Cada uno de los casos tiene su procedimiento propio.

En cuanto al CESE:

Los tipos de sociedad que pueden formalizar el cese de su actividad, dentro de los tipos societarios más comunes, son: sociedad civil, sociedad de responsabilidad limitada, sociedad colectiva, sociedad anónima o sociedad cooperativa.

Para realizar el cese de la empresa son necesarios una serie de trámites. Primeramente, hay que diferenciar entre si la empresa tiene o no trabajadores. Si no tiene, el trámite es mucho más sencillo, ya que solo habrá que dar de baja a los socios trabajadores y/o administradores en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Si la empresa si tiene trabajadores contratados, el trámite es diferente:

  1. Extinción de los contratos de trabajo – esto supone la terminación de la relación laboral entre empresa y trabajador. El procedimiento para realizar este trámite dependerá del número de trabajadores que tenga contratados la empresa. Si hay 6 trabajadores o más, se debe proceder a un despido colectivo. Mientras que si es una micro empresa de menos de 6 de trabajadores no se producirá un ERE, sino que se deberán efectuar tantos despidos individuales como trabajadores tenga la empresa. Los organismos a los que tienes que notificar son: Inspección de Trabajo y Seguridad Social y SEPE. El procedimiento se puede realizar en la sede electrónica del SEPE con certificado digital.
  2. Baja de los trabajadores contratados – se debe comunicar la baja del régimen de cotización, correspondiente a los trabajadores que se tuvieran contratados, en la Administración de la Tesorería General de la Seguridad Social de la provincia en la que se inscribió a los trabajadores, en un plazo de 3 días naturales.
  3. Baja de la cuenta de cotización – se debe comunicar a la Administración de la Tesorería General de la Seguridad Social el cese de la actividad, presentando en su caso los partes de baja de los trabajadores. Se dispone de 3 días naturales. Se puede realizar de manera electrónica en la Sede electrónica y/o el Sistema RED de la Seguridad Social.
  4. Comunicación del cierre del Centro de trabajo – las empresas deben comunicar la baja del régimen de cotización correspondiente de los trabajadores que tuvieran contratados y el cese de la cuenta de cotización en la Seguridad Social en la Dirección provincial de su Comunidad Autónoma en un plazo de tres días naturales desde el día en el que se produzca el cese.
  5. Baja del Censo de Empresarios y Profesionales – se debe solicitar a la Agencia Tributaria que proceda a la baja de la empresa del Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. Se debe realizar esta solicitud en un plazo menos de 1 mes desde el día en que cesa la actividad.
  6. Baja en el Impuesto de Actividades Económicas – todos los contribuyentes que tengan obligación de tributar, deberán solicitar la baja en el impuesto. Se debe hacer en la Agencia Tributaria en un plazo anterior a 1 mes desde el día en que cesa la actividad.
  7. Baja del Régimen Especial de Autónomos (RETA) – es un comunicado obligatorio para todos los socios trabajadores y/o administradores de las sociedades con la obligación de alta en el RETA, siempre que no tengan otra actividad paralela por la que tengan que cotizar en dicho régimen. Se debe hacer a la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) o a la Administración de la misma en 3 días naturales desde el día en que cesa la actividad.
  8. Comunicado de cese en otros organismos oficiales y/o registros – hay que avisar de manera obligatoria el cese de actividad a aquellas administraciones, autoridades y/o registros (sectoriales, estatales, autonómicos y municipales) que correspondan.
  9. Cese de actividad de las SRL, SLFS y SLNE a través de Internet – las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL), las Sociedades Limitadas de Formación Sucesiva (SLFS) y las Sociedades Limitada Nueva Empresa (SLNE) tienen la posibilidad de realizar el cese de actividad por medios electrónicos, a través del punto de atención al emprendedor (PAE)

En cuanto a la EXTINCIÓN: este proceso discurre a través de los siguientes pasos:

  1. Acuerdo de disolución de la sociedad: requerirá acuerdo de la Junta General de socios adoptado por la mayoría establecida en los estatutos o en la legislación vigente. No supone la desaparición jurídica de la sociedad, pero paraliza su actividad ordinaria de la empresa. La sociedad entra automáticamente en periodo de liquidación y está obligada a suspender toda su actividad lucrativa.
  2. Liquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP y AJD).
  3. Inscripción del acuerdo de disolución: se debe inscribir la disolución en el Registro Mercantil de tu provincia. La solicitud debe solicitarse dentro del mes siguiente al acuerdo de la Junta general.
  4. Nombramiento de los liquidadores: al abrirse el período de liquidación cesarán en su cargo los administradores y se nombraran los liquidadores, que deben concluir las operaciones pendientes de la sociedad de cara a la liquidación.
  5. Inscripción del nombramiento de los liquidadores: se debe inscribir en el registro mercantil provincial correspondiente al domicilio social y ser publicado en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME).
  6. Proceso de liquidación, reparto del haber social y escritura pública de extinción: el proceso de liquidación acaba con el reparto del haber social, si lo hubiera, entre los socios.
  7. Liquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP y AJD): es un impuesto que grava la disolución y liquidación de sociedades y otras entidades que persigan bienes lucrativos, que se debe presentar en la Consejería de Hacienda de las Comunidades Autónomas donde se encuentre domiciliada la empresa en un plazo de 30 días hábiles a partir del otorgamiento de la escritura pública.
  8. Solicitud de inscripción de la extinción de la sociedad y cancelación de asientos registrales: es obligatorio solicitar en el Registro Mercantil Provincial la inscripción de la escritura pública de extinción de la sociedad y de la cancelación de todos los asientos relativos a la sociedad, la cual se deberá inscribir en el BORME.
  9. Extinción de los contratos de trabajo: se debe hacer en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y en el SEPE en función de los convenios colectivos y la legislación vigente.
  10. Baja de los trabajadores contratados: la empresa debe comunicar la baja del régimen de cotización correspondiente de los trabajadores que tuvieran contratados en la Administración de la Tesorería General de la Seguridad Social de la provincia en la que se realizó la inscripción de los trabajadores.
  11. Baja de la cuenta de cotización: se debe comunicar la extinción de la empresa a la Administración de la Tesorería General de la Seguridad Social de la provincia en la que se practicó la inscripción de los trabajadores. Esta comunicación debe ir acompañada del parte de baja de sus trabajadores y se debe hacer en 3 días naturales desde el día en que cesa la actividad.
  12. Comunicación del cierre del Centro de trabajo: deberán comunicar la baja del régimen de cotización de los trabajadores que tuvieran contratados y comunicar el cese de la cuenta de cotización en la Seguridad Social, que se llevará a cabo en la Dirección provincial de la Comunidad Autónoma correspondiente.
  13. Baja del Censo de Empresarios y Profesionales: Solicitar a la Agencia Tributaria para que proceda a la baja de la empresa del Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores antes de que haya pasado 1 mes desde la disolución.
  14. Baja del Impuesto de Actividades Económicas: la sociedad debe solicitar la baja de este impuesto en la Agencia Tributaria o entidad local en que esté delegada la gestión censal en un plazo inferior a un mes desde el día en que cesa la actividad.
  15. Baja del Régimen Especial de Autónomos (RETA): se debe solicitar la baja del RETA en la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social o Administración de la misma, siempre que el autónomo no tenga otra actividad paralela por la que tenga que cotizar en dicho régimen.
  16. Comunicación de cese/extinción en otros organismos oficiales y/o registros: se debe comunicar con carácter obligatorio el cese de la actividad en aquellas administraciones, autoridades y/o registros sectoriales estatales, autonómicos y municipales que correspondan.

En Consultores Grupo León te ayudamos con los trámites que requiera el cese o extinción de tu sociedad. Además, llevamos la contabilidad y la fiscalidad de autónomos y sociedades, así como trámites de extranjería y transmisión de vehículos. Pide tu presupuesto gratuito y sin compromiso.

A %d blogueros les gusta esto: