Existen diferentes motivos, por los cuales, el autónomo se da de baja en Hacienda y Seguridad Social por su actividad empresarial. Ya sea por motivos económicos o simplemente por una actividad temporal, es importante conocer las obligaciones del autónomo una vez rescindida su actividad con el objeto de evitar multas y sanciones

La  baja del autónomo supone: 

    • NO pagar las cuotas de autónomos (seguridad social)
    • NO pagar más impuestos, ya que si no hay actividad, igualmente tendrás que presentar tus impuestos, aunque sea a importe cero

Sin embargo, existen obligaciones fiscales del autónomo dado de baja que deberá afrontar:

impuestos autonomo

                  • Resúmenes anuales del año: 190,390,349,347. Hacienda reclama este resumen anual cuya información contrasta con las liquidaciones presentadas
                  • Liquidaciones trimestrales, respecto al mes que nos demos de baja…si por ejemplo, ha sido en el mes de Enero, tendremos que hacer ese trimestral por ese mes

Multas y sanciones 

Para poder determinar si una falta es leve, grave o muy grave, la ley tiene en cuenta dos principales motivos que pueden ser detectados por una inspección de Hacienda. Por un lado, la ocultación de datos y, por otro, la utilización de medios fraudulentos.

Se entiende como ocultación de datos cuando no se presentan declaraciones, o las presentadas incluyen hechos u operaciones inexistentes, con importes falsos, u omiten total o parcialmente operaciones, ingresos, rentas, productos, bienes o cualquier otro dato que incida en la determinación de la deuda tributaria. Eso sí, siempre que la incidencia de la deuda derivada de la ocultación en relación con la base de la sanción sea superior al 10 %.

Por otro lado, bajo el paraguas del concepto utilización de medios fraudulentosse encuentran tres grandes áreas:

  1. Anomalías sustanciales en la contabilidad y libros de registro: en este punto debemos destacar el caso de llevanza incorrecta de los libros de contabilidad o de los libros establecidos por la normativa tributaria. Omitir operaciones, falsear importes o contabilizarlos en cuentas incorrectas son los errores más comunes. En este caso debe representar un porcentaje superior al 50 % del importe de la base de la sanción. Así, si la incidencia de los errores repercute en un porcentaje establecido entre el 10 % y el 50 % de la base de la sanción, esta se considera grave. Sin embargo, a partir del 50 % se considera una infracción muy grave.

  2. Empleo de facturas, justificantes u otros documentos falsos o falseados: en este caso debe representar un porcentaje superior al 10 % de la base de la sanción para ser considerada una infracción muy grave. Por contra, si es inferior al 10 % será considerada una infracción grave. Así se especifica en la LGT art.191 a 193.

  3. Utilización de personas o entidades interpuestas: ocurre, por ejemplo, cuando el infractor lo que hace es poner a otra persona física o jurídica como titular de unos bienes para así ocultar su verdadera identidad. Con respecto a este supuesto de infracción hay que tener en cuenta que aun cuando la incidencia en la base de la sanción de la utilización de personas o entidades interpuestas sea mínima, siempre que ocurra esta circunstancia, la infracción se califica como muy grave.

Desde Consultores GLeón, podemos realizar esta gestión de sus impuestos sin compromiso de permanencia y con todas las garantías.Infórmese para lograr el mejor resultado al  611420940 ó vía email consultoresgleon@gmail.com

Proverbios, 8: 17-18 RVR1960 – "Yo amo a los que me aman, Y me hallan los que temprano me buscan. Las riquezas y la honra están conmigo; Riquezas duraderas y justicia"

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: